top of page

Demolición cuaresmal del pecado

Matt Paolelli. February 23, 2024

Traducción y resumen de Fraydino@gmail.com


Al participar en las prácticas cuaresmales de ayuno, oración y limosna, es de esperar que estemos examinando los planos de nuestras vidas y encontrando aquellas áreas estructuralmente deficientes que sería mejor que fueran visitadas por la bola de demolición de la mortificación espiritual.

Arrancar el pecado es un proceso difícil y arduo que, a menudo, tiene que ser tan gradual y lento como la demolición de un edificio. Desafortunadamente, no existe una dinamita para solucionar nuestras tendencias pecaminosas. 

Lo mejor que podemos hacer es aprovechar con más frecuencia la infinita misericordia de Dios en el Sacramento de la Reconciliación, pero rápidamente regresarás al confesionario y tendrás un déjà vu al confesar una lista frustrantemente similar de transgresiones.

Entonces, ¿qué podemos hacer para que nuestra demolición cuaresmal sea más destructiva (en el buen sentido) para que despeje espacio para la nueva construcción de hábitos positivos y una vida centrada en Cristo? Aqui hay algunas ideas:


Revisa tus cimientos

Todos, desde el lobo feroz hasta el hombre sabio que construyó su casa sobre una roca, conocen la importancia de una base sólida para una construcción sólida. Así también va tu vida espiritual. ¿Qué hay en el corazón de tu fe? ¿Vas a misa todos los domingos? ¿Tienes una vida de oración personal? Estos son dos pilares básicos.

 Si hay una grieta en su base personal de fe, la Cuaresma es el momento perfecto para desafiarse a sí mismo y arreglar las cosas.

¿puedes acudir a misa a diario o simplemente rezar un Rosario en tu viaje? 

¿Qué tal tomar una Hora Santa para pasar más tiempo con el Señor en oración silenciosa? 

Si necesitas luchar contra las siempre presentes excusas de estar ocupado y no tener tiempo, comprométase durante la Cuaresma a emprender una nueva práctica espiritual, y tal vez se convierta en un hábito.


Rompe todas las ventanas

¿Cuáles son las ventanas de tu vida que necesitan romperse? 

¿A través de qué ventanas miras para ver a las personas que te rodean con envidia, desdén, desconfianza, lujuria u odio? 

¿Qué ventanas te muestran tu propio reflejo distorsionado y te llevan a la arrogancia, el autodesprecio, la soledad, la inseguridad o la desesperación? 

Rómpelas todas.

Gran parte de nuestra infelicidad y pecado provienen de ver el mundo y a nosotros mismos a través de nuestros ojos humanos rotos. Si bien nunca veremos perfectamente a través de los ojos de Dios, aún podemos tomar medidas para eliminar las distracciones y eliminar las mentiras del maligno que nos llevan a comparaciones nocivas, juicios destructivos y comportamientos directamente pecaminosos.

El ayuno de Cuaresma puede ayudarnos a eliminar esta “grasa” de nuestra mente y nuestra alma. 

Esto significa desconectarme de las redes sociales y, literalmente, dejar el teléfono en otra habitación cuando llego a casa del trabajo. 

las redes sociales han sido diseñadas diabólicamente y se ha demostrado científicamente que alteran la química cerebral. Las consecuencias de la baja autoestima, el miedo a perderse algo y el deseo de compartir sólo su vida perfecta y cuidada superan con creces las positivas.

En el otro extremo del espectro, la Letanía de la Humildad es el mazo perfecto para aplastar un ego inflado. Si no ha tenido la escalofriante experiencia de leer cada petición de la letanía y sentirse completamente convencido por ella, la Cuaresma es un buen momento para intentarlo. Los cinco minutos que dediques a orar serán mucho más productivos que los veinte minutos que pasarías desplazándote por tu cuenta de Instagram.


No temas a la bola de demolición

El cambio es difícil y alejarse del pecado es aún más difícil. Pero a veces basta con sacar la bola de demolición. Si tienes adicciones destructivas, relaciones tóxicas o hábitos poco saludables que están afectando tu relación con Dios y con los demás, es hora de una intervención de Cuaresma. Estos vicios afectan la integridad de toda la estructura, por lo que la bola de demolición debe actuar con rapidez y decisión. A medida que estos aspectos negativos de nuestras vidas caigan al suelo, tal vez incluso de manera dolorosa, la promesa de quiénes debemos ser permanecerá y se creará el espacio para que comencemos a vernos a nosotros mismos como Dios nos ve. Para ampliar aún más esta metáfora ya extendida, podemos integrar la “nueva construcción” de personas y prácticas más santas en nuestras vidas, confiando en que Cristo obrará en nuestros corazones para hacer nuevas todas las cosas.


Limpiar el sitio de trabajo

El día más aburrido para mirar por la ventana la obra en construcción es el día después de que ha ocurrido alguna acción importante. 

La bola de demolición está estacionada a un lado mientras las excavadoras, las recolectoras y los camiones volquete avanzan para llenar innumerables contenedores con los restos de la demolición del día anterior. 

Donde una vez estuvo una reluciente oficina, queda una caótica pila de escombros, que revela las feas entrañas del edificio: concreto, paredes secas, vigas de acero y aislamiento. La repentina demolición provocada por la oración y el ayuno de Cuaresma es vigorizante, pero puede dejar a su paso una gran y tediosa tarea de limpieza: a saber, el compromiso continuo con la santidad. 

Sería poco realista pensar que los cuarenta días de una Cuaresma bien empleados puedan convertirte instantáneamente en un santo y erradicar por completo tendencias pecaminosas de larga estancia, pero así es como la gracia de Dios comienza a obrar en nuestras vidas. Nuestra cooperación con esa gracia nos ayudará a limpiar los escombros del pecado, aunque lleve un tiempo.


Observar este proceso de demolición ha sido una lección de precisión, paciencia e integridad estructural. Es lento comenzar, pero una vez que todas las ventanas están rotas y la bola de demolición comienza a balancearse, cada paso posterior del proceso de demostración es más rápido y efectivo, hasta que muy pronto todo el edificio se derrumba, el terreno está despejado y aparece algo nuevo. se puede construir en su lugar.


Oro para que todos podamos usar esta temporada santa para comenzar a demoler nuestras propias imperfecciones y comenzar nuevos hábitos en nuestra búsqueda de la santidad. 


El Maestro Constructor tiene grandes planes para nosotros.




19 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page