top of page

Indulgencia plenaria a los que recen ante un belén en una iglesia franciscana

Actualizado: 10 dic 2023

Esta Navidad de 2023 se celebra el 800 aniversario de la creación del primer Belén por parte de San Francisco de Asís en Greccio, y también de la aprobación de la Regla de San Francisco, por lo que esta familia espiritual y, por ende, toda la Iglesia está de celebración. Y gracias a este octavo centenario, los católicos podrán recibir este año la indulgencia plenaria


a partir del 8 de diciembre, solemnidad de la Inmaculada, hasta el 2 de febrero, fiesta de la Presentación del Señor,

rezando ante un belén en una iglesia franciscana,

y con las condiciones habituales de una indulgencia: Eucaristía, Confesión

y oración por las intenciones del Papa.

La Conferencia de la Familia Franciscana solicitó al Papa Francisco la aprobación de esta indulgencia plenaria. La conferencia escribió:


“Para promover la renovación espiritual de los fieles y aumentar la vida de gracia, pedimos que los fieles reciban una indulgencia plenaria en las condiciones habituales a partir del 8 de diciembre de 2023, solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María, hasta el 2 de febrero de 2024, fiesta de la Presentación en el Templo de Nuestro Señor Jesucristo, visitando las iglesias regentadas por familias franciscanas en todo el mundo y deteniéndonos en oración ante los belenes allí instalados”.

La Penitenciaría Apostólica acogió con agrado la petición, permitiendo a los fieles recibir esta indulgencia en las condiciones habituales. Aquellos que estén enfermos o no puedan participar físicamente pueden obtener la indulgencia ofreciendo sus sufrimientos al Señor o “realizando prácticas de piedad”.


Para no mundanizar la Navidad, el Papa propone menos regalos y más orar en silencio ante el pesebre

La indulgencia plenaria es una gracia concedida por la Iglesia que limpia a la persona de todo castigo temporal debido al pecado. Sin embargo, siempre debe ir acompañado de un pleno desprendimiento del pecado.

Los fieles que visiten estos pesebres tendrán además que cumplir las condiciones habituales para recibir estas indulgencias:

desapego de todo pecado, incluso el venial;

confesión sacramental,

sagrada Comunión

y oración por las intenciones del Papa.


La confesión sacramental y la recepción de la Eucaristía pueden ocurrir hasta unos 20 días antes o después del acto realizado para recibir la indulgencia plenaria.






52 visualizaciones
bottom of page