top of page

No es tu vida, no es tu muerte, no es tu elección

January 4, 2024


Cuando yo era obispo auxiliar en la Arquidiócesis de Los Ángeles hace algunos años, el estado de California militaba a favor del suicidio asistido por un médico. Durante la campaña, mientras conducía por mi región pastoral, vi un cartel a favor de la eutanasia con el siguiente mensaje: “Mi vida, mi muerte, mi elección”. 

Inmediatamente pensé en la observación diametralmente opuesta de San Pablo en su Carta a los Romanos: “No vivimos para nosotros mismos, y no morimos para nosotros mismos. Si vivimos, vivimos para el Señor, y si morimos, morimos para el Señor; Así que, ya sea que vivamos o que muramos, del Señor somos”. 

Creo que con respecto al tema del suicidio asistido, todo se reduce a esto:

¿lo hizo bien el cartel o San Pablo? 

¿Mi vida me pertenece o es un regalo de Dios? 

¿Es mi muerte una cuestión de mi elección personal, o está bajo la providencia de Dios y a su disposición?


Esta gran pregunta ha vuelto a ocupar mi mente una vez más, ya que mi actual estado donde soy obispo, Minnesota, está considerando una legislación muy similar a la que California adoptó. 

La propuesta está redactada en un lenguaje diseñado para aliviar las ansiedades morales: se ofrecerá sólo a quienes tengan un diagnóstico terminal y tomen la decisión con total autonomía. 


En cuanto al primer punto, me pongo muy escéptico. En muchos países de Europa y Canadá, donde el suicidio asistido por un médico se aprobó de manera igualmente limitada, se han ido levantando gradualmente las restricciones sobre quién puede acceder a él y las salvaguardias establecidas para prevenir el abuso de personas mayores, entre otras cosas. 

En muchos de esos lugares, los ancianos, los que padecen demencia, los que sufren depresión o ansiedad grave pueden ser candidatos para esta forma de “tratamiento”. Aunque los defensores del suicidio médicamente asistido lo negarán, esta ley coloca a todo el estado directamente en la pendiente más resbaladiza.


Y en lo que respecta al segundo punto, volvemos a la cartelera de California. Aunque en nuestra cultura le damos mucha importancia a esto, no considero que la autonomía sea el valor supremo. 

La libertad auténtica no es una autodeterminación radical; más bien se ordena a ciertos bienes que la mente ha discernido. Me vuelvo libre, por ejemplo, para jugar al golf, no en la medida en que haga swing con el palo como quiera, sino en la medida en que haya interiorizado las reglas que gobiernan adecuadamente el swing. Un golfista puramente “autónomo” será un fracaso en el campo. 

Precisamente de la misma manera, un agente moral puramente autónomo causará estragos a su alrededor y perderá su orientación ética. Si hablo obsesivamente de “elección” pero ni siquiera planteo una pregunta sobre el bien o el mal que se elige, me encuentro en un páramo moral e intelectual. 

La verdadera libertad se ordena al valor moral y en definitiva al valor supremo que es Dios. Algunos defensores del suicidio asistido por un médico argumentarán que la autonomía sobre el propio cuerpo es de suma importancia para quienes enfrentan la perspectiva de una muerte terriblemente dolorosa. Pero esta consideración no viene al caso, ya que los cuidados paliativos están tan avanzados que prácticamente en todos los casos el dolor puede tratarse con éxito. Digo esto con especial énfasis en el estado de Minnesota, que es justamente famoso por la alta calidad de sus hospitales, incluida y especialmente la Clínica Mayo. 

El punto más profundo es este: incluso si una persona moribunda sufriera un gran dolor, suicidarse activamente no sería moralmente justificable. La razón es que el asesinato directo de inocentes es, en el lenguaje de la Iglesia, “intrínsecamente malo”, es decir, incapaz de ser sancionado moralmente, sin importar cuán atenuantes sean las circunstancias o cuán beneficiosas sean las consecuencias. He sostenido antes que cuando se pierde de vista esta categoría, prevalece un peligroso relativismo. Y cuando incluso la eliminación directa de vidas inocentes es una cuestión de elección personal, toda la empresa moral de hecho se ha derrumbado en la incoherencia.

Entonces, ¿podría pedir a todos mis conciudadanos de Minnesota, especialmente a los católicos, que se opongan a esta legislación (SF 1813/HF 1930) de cualquier manera que puedan: llame a su representante o senador, escriba al gobernador, hable con sus amigos y vecinos, hagan circular una petición. Y a quienes se encuentran en otras partes del país, les insto a estar atentos. Si esta legislación aún no ha llegado a su estado, probablemente lo hará pronto. Si defiendes la cultura de la vida, ¡lucha contra ella!


13 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page