top of page

¿Por qué recibimos ceniza sobre nuestra cabeza para comenzar la Cuaresma?

Hay más de 40 pasajes de la Biblia que asocian las cenizas con el dolor, el duelo o el arrepentimiento. En tiempo del Antiguo Testamento, la gente las usaba como símbolo de penitencia. Se sentaban sobre las cenizas, se la tiraban por encima y hasta las mezclaban con su comida. Hacían esto como signo externo de su actitud interior de arrepentimiento. Daniel 9, 3-6 por ejemplo. O Juan 9, 6 donde Jesús cura al ciego de nacimiento con barro.


Particularmente me resulta significativo Éxodo 9, donde Moisés arroja ceniza sobre Faraón.


Dice hoy el Papa Francisco: "Hay una invitación que nace del corazón de Dios, que con los brazos abiertos y los ojos llenos de nostalgia nos suplica: ‘Vuelvan a mí con todo corazón’ (Jl 2,12). Vuelvan a mí. La cuaresma es un viaje de regreso a Dios. Cuántas veces, ocupados o indiferentes, le hemos dicho: ‘Señor, volveré a Ti después... Espera. Hoy no puedo, pero mañana quizá empezaré a rezar y a hacer algo por los demás’. Y así un día tras otro ¿no? Ahora Dios llama a nuestro corazón. En la vida tendremos siempre cosas que hacer y excusas para dar, pero hermanos y hermanas, ahora es tiempo de regresar a Dios.".


En Éxodo 9:

Moisés es la libertad, la promesa de Dios de una tierra verde donde adorar y dar gracias a Dios. Donde vivir sin esclavitudes, confiando en la Providencia de Dios que hace llover sobre malos y buenos.


Faraón es el desierto y la opresión, Es también la ambición que hay dentro de ti y que te tiene trabajando como un esclavo. Que solo te deja tiempo para seguir ambicionando, y buscando la gloria de Egipto para ti mismo.


Moisés soy yo cuando pienso en mi pueblo. Cuando escucho la voz de Dios que me envía a servir a mi pueblo.


Faraón soy yo cuando solo escucho mi propia voz que me pide buscar mi gloria, mi bien, mi nevera, mi cuenta, y todo lo que me engorda solo a mí.


Moisés soy yo cuando deseo vivir en armonía con mi pueblo y con mi Dios


Faraón soy yo cuando deseo vivir para mí mismo y veo a todos como una amenaza para mis objetivos personales


El Miércoles de ceniza empieza la Cuaresma, un tiempo en que nos paramos a evaluar en qué estado se encuentra nuestra relación con Dios, con la vida, con la comunidad. Y nos planteamos alguna mejora.


El Miércoles de ceniza se invita al Moisés que hay en ti, a arrojar ceniza sobre el Faraón que no te deja ni a sol ni a sombra. Tú deseas adorar a Dios, ser libre y feliz, vivir sencillamente en comunión. La Cuaresma es un tiempo para crecer y dejar atrás tu ambición y tus grandezas, para encontrar tu propia verdad, tal como eres ante Dios.


El sacramento propio de este tiempo es la CONFESION. para ayduarte a dejar atrás lo que está frenando tu conversión y tu confianza.

Las cenizas son una expresión externa de la voluntad de mirar hacia Dios en adelante.


37 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page