top of page

¿Un católico puede aceptar la Agenda 2030? Red de Redes arranca temporada respondiendo a la polémica

La segunda temporada de Red de Redes arranca mirando de frente un tema que acostumbra a levantar polémica: la Agenda 2030.

El programa de catequesis semanal de la ACdP, conducido por los sacerdotes y youtubers Jesús Silva, Patxi Bronchalo y Antonio María Domenech, comienza su nueva tanda de episodios analizando qué hay detrás de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y en qué medida estos son aceptables -o no- por los católicos.

Pero… ¿quién no va a querer "hambre cero" o "pobreza cero"?

Según la web del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, los Objetivos de Desarrollo Sostenible "persiguen la igualdad entre las personas, proteger el planeta y asegurar la prosperidad como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible", y añaden que se trata de "un nuevo contrato social global que no deje a nadie atrás".


¿Cuál es -uno diría- el problema?

Antonio María Domenech empieza ofreciendo una clave: la Agenda 2030 y los ODS se presentan "con apariencia de bien". Patxi Bronchalo añade que leyendo los 17 ODS "más o menos todos estaríamos de acuerdo", pero destaca que estos se desarrollan después en 169 metas o sub-objetivos en los que empieza a descubrirse el pastel.


"Bajo esa apariencia de bien -señala-, la Agenda 2030 mete una antropología". .


La antropología de la Agenda 2030

Para el padre Jesús Silva, el problema es este: que la Agenda 2030 trae consigo una antropología, una concepción del hombre, que no es cristiana, ni mucho menos.

"En la Agenda 2030 hay una concepción de que el hombre se hace a sí mismo, y de que no estamos condicionados por la biología, ni por la raza ni incluso por la especie", señala, y lo compara con la visión católica.

"Los cristianos consideramos las cualidades que nos vienen dadas -sexo, raza, cultura, lugar de nacimiento- como un don de Dios, y tenemos que aceptarlas para desarrollar lo que estamos llamados a ser", recuerda Silva.

Por eso -continúa- en la antropología "transhumana" de la Agenda 2030 hay un "grito como el de Satanás: '¡Non serviam!', -No serviré- "no acepto la voluntad de Dios". ¿Se puede aceptar la igualdad de género? En concreto, los tres sacerdotes identifican tres grandes discrepancias o puntos conflictivos entre los ODS y el magisterio católico.


En primer lugar, el quinto objetivo, "igualdad de género".

"Si hablamos de hombre y mujer como diferentes y complementarios, pero iguales en derechos y en dignidad, estamos de acuerdo, pero los problemas empiezan cuando metemos el tema de la ideología de género y decimos que cualquier estilo de vida, modelo de familia o matrimonio es válido", explica Silva.

Domenech reflexiona sobre el fundamento bíblico de la distinción de sexo -"hombre y mujer los creó"- y lamenta que "hoy la gente niega la existencia de la ley natural".

"La ideología de género -apunta Bronchalo- viene a decir que tienes que escoger tu género al margen de tu realidad biológica", y contrapone a ello la concepción cristiana: "Nuestro cuerpo, nuestra naturaleza, nos cuenta una historia".

Para Silva -que asegura que tras la Agenda 2030 hay lobbies de presión como la masonería o el Club Bilderberg- la lucha por la igualdad de género supone una herramienta en la imposición del "pensamiento único".

"Le dan a la gente un enemigo falso para que tengan algo por lo que pelear, y piensen que están cambiando el mundo por llevar una banderita o usar cuatro siglas", dice.

La reducción de la población mundial

Otro punto conflictivo que identifican los tres sacerdotes es la reducción de la población mundial, que -dicen- está presente cuando la Agenda 2030 habla de reducir la pobreza, de salud sexual y reproductiva o del medio ambiente.

"Se mete la idea de que el hombre es como un virus o un cáncer que está matando el planeta, una concepción del ser humano como una plaga que debería pedir perdón a la Madre Tierra y desaparecer", argumenta Silva.

Además, insiste, esta mentalidad va ligada a la promoción del aborto: "Como somos demasiados, hay que eliminar a los que sobran, que son los pobres y los hijos no queridos".

Silva señala que esto responde a "haber desvinculado la sexualidad del amor, del vínculo y de la vida", y recuerda que para los católicos "la verdadera salud sexual es que a ti el sexo te dé vida, te haga ser feliz, y eso nosotros creemos que se realiza en el matrimonio cuando es un acto fecundo, de entrega y amor, abierto a la vida". "Cuanto más destruida está la familia, más rota está la gente", concluye Bronchalo, y - citando al papa Francisco- lamenta la "colonización ideológica"que supone la Agenda 2030. A menudo -critica- se condicione la oferta de ayudas a gobiernos de países más pobres a la aceptación de estos postulados ideológicos.

Como todos los episodios de Red de Redes, el capítulo concluye con una batería de recomendaciones.

Domenech recomienda el libro 40 años en el círculo polar, la biografía del jesuita Segundo Llorent, que incorporó el estado de Alaska a los EEUU y que demuestra -dice- "que la evangelización y la misión no están reñidas con el día a día de la política y el orden social".

Silva recomienda leer Atrapado en el cuerpo equivocado, de Pablo Muñoz Iturrieta,

y Bronchalo trae a colación dos clásicos de George Orwell: 1984 y Rebelión en la granja.

13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page