top of page

30º T.O. Las Reglas de Dios para la Vida

Nuestra primera lectura contiene un pequeño pasaje maravilloso de la ley moral que Dios dio a Israel.


En la Torá, los primeros cinco libros del Antiguo Testamento, muestran que Israel es este pueblo estructurado de acuerdo a la ley, tres tipos de ley.


Dios le da ley litúrgica, ley ritual y ley moral a Israel.


1Litúrgica: Deben alabarlo apropiadamente,

2Ritual: deben vivir de un modo ritualmente puro

3Moral: y deben ser moralmente rectos.

De estas tres maneras se convertirían en el pueblo santo de Dios.

Tomás de Aquino estaba muy interesado en este asunto. Está realmente interesado en estos preceptos legales del Antiguo Testamento, y los llamó, en su típico modo sucinto, los preceptos ceremoniales, jurídicos y morales de la Antigua Ley.


1.En el libro de Levítico se ve página tras página sobre la pureza de los rituales.

Verán como salpicada la ley moral de punta a punta, pero mucho en Éxodo, mucho en Deuteronomio.

La ley litúrgica también: Éxodo, Levítico, Números, todos tienen leyes litúrgicas.


Nuestra lectura de este domingo 30TO del AñoB tiene que ver con la ley moral, pero deben situarla en el contexto de las otras dos.


1.Así que primero de todo, ley litúrgica.

Dios quiere que Israel lo alabe de un modo particular.

Quiere que su alabanza sea adecuada.

Como lo he dicho un millón de veces, Dios no necesita nuestra alabanza —Dios no necesita nada— sino que es una forma de moldear a Israel para que se convierta en un pueblo santo; que armonice con Dios.

Así, por ejemplo, en Éxodo y Levítico especialmente, se habla sobre sacrificio, el modo adecuado de hacerlo; escucharás sobre el tabernáculo, que después se transforma en el templo; escucharás de sacerdotes y vestimentas, incluyendo turbantes, túnicas, mitras; escucharás sobre la forma de ordenación sacerdotal.

Escucharás sobre sangre y altares, donde se realizaban los sacrificios; escucharás de incienso. Todas las formas que la vida litúrgica de Israel está estructurada.


2.Respecto a la ley ritual, el libro de Levítico tiene docenas y docenas de páginas sobre la ley ritual: animales limpios y contaminados. Los animales que está bien comer, los animales que no deberían comer. Y ¡cielos!, tienen un montón de detalle en el libro de Levítico sobre eso.

Escucharás sobre enfermedades de la piel, cosas sobre la superficie del cuerpo que los vuelven contaminados.

Escucharás mucho sobre varios desechos corporales y todo eso que los hace ritualmente impuros, y cómo recuperar su pulcritud para el ritual.



3. Y luego escucharás mucho sobre la ley moral.

Esto es probablemente lo que mejor conocemos: en el Éxodo los Diez Mandamientos.

Son reiterados, en una versión un tanto diferente, en el libro del Deuteronomio.

Una suerte de aplicación de los Diez Mandamientos puede encontrarse en el libro del Levítico.

Pero a lo largo de todos estos textos, encuentras prescripciones morales: cómo el pueblo de Israel debe comportarse éticamente.


Aquí hay una cuestión interesante, pienso, para nosotros los creyentes de hoy.

¿Qué ha sucedido con toda esta ley del Antiguo Testamento?

¿Simplemente la obedecemos? ¿Está simplemente en boga?

¿Ha sido todo derogado? ¿Cuál es el estado hoy de todas estas leyes?


La Iglesia Católica ha preservado muchísimo de la vida litúrgica del antiguo Israel: tabernáculo, templo, altar, sacrificio, incienso, sacerdocio, mitras, vestimentas, ordenación —¡Lo tenemos todo!

Todo eso fue incorporado en la Iglesia Católica, pero dándole un enfoque nuevo y fresco centrado en Jesucristo.


¿Quién es Jesucristo? Es el verdadero Cordero del sacrificio.

¿Qué es la cruz de Jesús? Ese es el verdadero altar.

¿Quién es el verdadero sumo sacerdote? Cristo mismo que ofrece el sacrificio.

¿Qué es el incienso? Bueno, esa es la ofrenda que se eleva desde el Calvario que es agradable al Padre.

Y luego todo eso extendido al sacerdocio católico, que es simplemente una participación en el sacerdocio de Cristo.

Así que esta parte de la ley antigua de Israel ha sido adoptada, canalizada, se le ha dado una nueva expresión en el Catolicismo.


¿Qué sucede con la ley ritual?

Todo esto que habla de limpio y contaminado, y animales que pueden o no pueden comerse, y las personas que se vuelven contaminadas y que entonces son excluidas.

En el Cristianismo la mayoría de eso ha sido derogado.

La mayoría se ha suprimido.

Y puedes verlo en el Nuevo Testamento mismo.

Recuerda el pasaje en donde Jesús dice: lo que hace impuro a un hombre es lo que sale de él, no lo que entra en él.

Y al decir eso, declara a todos los alimentos limpios.

Qué revolucionario fue eso para un judío del tiempo de Jesús.

¡Extraordinario! Está yendo más allá del Libro de Levítico.

Declaró todas las cosas limpias.

Recuerda esa gran escena —en los Hechos de los Apóstoles— cuando San Pedro tiene esa visión del lienzo descendiendo, y que está lleno de todos esos diferentes animales, tanto limpios como contaminados.

Y escucha la voz de Dios que dice, "mata y come."

Pedro se resiste. Es un judío piadoso moldeado por el libro de Levítico.

Pero la voz repite tres veces, "mata y come".


Mira en San Pablo. ¿Cómo somos justificados?

No por las obras de la ley, especialmente la ley de circuncisión que era tan importante para el antiguo Israel.

No por estas obras rituales de la ley, sino a través de Cristo.

De todas estas maneras el lado ritual de la ley fue en gran medida cancelado.


3. Ley moral.

Y esa es nuestra lectura de hoy.

Tomás de Aquino dice esto: la ley moral permanece en su lugar desde los tiempos antiguos a través de Cristo y a través de la vida de la Iglesia.


La gran enseñanza moral de Israel permanece en boga, en efecto, a lo largo de los siglos.

¿Por qué? Porque representa estas grandes intuiciones perennes de la vida ética por las que nuestras vidas deberían estructurarse.


Bueno, ese es el contexto para el pasaje de hoy.

Escuchad ahora lo que se dice, y qué relevante es, por supuesto, para nuestra época, pero también qué extraña es esta enseñanza —cuán sorprendente permanece.


"No hagas sufrir ni oprimas al extranjero, porque vosotros fuisteis extranjeros en Egipto

¿Qué escuchamos aquí? No sólo la recomendación moral "No oprimas al extranjero", sino algo incluso más profundo, más duradero —propiamente, esta empatía con el sufrimiento de otros.

Vosotros fuisteis también oprimidos una vez en Egipto.


¿Recuerdas cómo fue eso?

Usa esa memoria como base para su empatía con aquellos que sufren ahora.

¡Lo damos por hecho porque hemos sido moldeados por este libro!

Hemos sido moldeados en Occidente por la Biblia.

¡Pero qué extraño era esto en el mundo antiguo!

Mira, de nuevo, en obras como "La Ilíada" y "La Odisea", grandes textos del mundo antiguo.

No tenían compasión por los oprimidos.

Fueron a menudo sociedades fundamentadas en el dominio de personajes poderosos.

¿Los pueblos son pobres y oprimidos? "Bueno, qué lástima por ellos."


Y eso es recuperado por un académico clásico del siglo diecinueve llamado Friedrich Nietzsche, quien vio a la ética bíblica como una ética de esclavos.

No, Nietzsche recupera esa idea clásica de la voluntad de poder, del SuperEgo.


La Biblia se posiciona contra ese enfoque.

"No hagas sufrir ni oprimas al extranjero, porque ustedes fueron extranjeros en Egipto".


Esta gran enseñanza moral que surge del antiguo Israel hasta la Iglesia y de este modo a la conciencia Occidental: "No explotes a las viudas ni a los huérfanos".


¿quiénes eran las viudas y los huérfanos en el mundo antiguo?

Eran las personas más vulnerables que puedas imaginar.

Entonces esto es mucho antes de que tuviéramos algo parecido a los servicios sociales.

Si eres una viuda, has perdido tus medios de sustento.

Si eres un huérfano —incluso peor.

A menos que algún miembro de la familia sea lo suficientemente bueno como para albergarte, estás básicamente desamparado.

"No explotes a las viudas ni a los huérfanos". En otras palabras, ten una —utilizaré nuestras palabras— una opción preferencial por aquellos que son pobres y olvidados, marginados.

No te enaltezcas en tu propia autosuficiencia, sino que, desde la empatía, concéntrate en aquellos que son los más débiles y más vulnerables de la sociedad.

Si alguna vez decimos

"Una sociedad es juzgada sobre la base del modo en que trata a los más débiles en su sociedad" —eso es bíblico.

No es una visión estándar, sea antigua o moderna.

Esa es una moral bíblica expuesta.


¿Y sobre el último tema?

"Cuando prestes dinero a uno de mi pueblo, al pobre que está contigo, no te portes con él como usurero, cargándole intereses".

Bueno, ese es el fundamento de una enseñanza que ha durado siglos y siglos dentro de la Iglesia:

Una enseñanza en contra de la usura, del préstamo de dinero a interés.

Quiero decir, todavía mantenemos candente en la vida de la Iglesia que nunca deberías extorsionar a las personas, nunca sacar ventaja de sus debilidades.


Lo pueden encontrar en Tomás de Aquino.

Lo pueden encontrar en Ambrosio de Milán.

Era el gran tema de predicación de Antonio de Padua.

Lo pueden encontrar repetido en la carta encíclica más reciente del Papa Francisco, que aunque todos tenemos derecho a la propiedad privada, cuando se trata del uso de nuestros bienes, de nuestra propiedad, el bien común debe ser siempre lo fundamental.

Ese es Tomás de Aquino.

Ambrosio de Milán es el que dijo: si tienes dos camisas en tu armario, una te pertenece; la otra pertenece al hombre que no tiene camisa.

Ese es el destino universal de los bienes.


En términos de esta enseñanza: no extorsiones a la gente; no saquen ventaja de su debilidad económica.

Sino más bien, comparte de tu abundancia.

¿Ampliamente aceptado en el mundo clásico? No, No.

¿Ampliamente aceptado hoy? De ningún modo.

¿Surgido de la Biblia? Si, efectivamente.


El gran ceremonial, las grandes leyes litúrgicas de Israel —sí, todavía existen diría, de una manera refinada en la Iglesia.

Las leyes rituales —Cristo mismo las derogó en gran medida.

Ves a Pedro y a Pablo derogándolas.


¿La ley moral? Permanece a través de los siglos hasta nuestros días.

Permite que esta ley —busca este pasaje en el libro del Éxodo— y permite que la radicalidad de esta enseñanza, que tiene validez a través de los siglos

permita que se sumerja en tu corazón mientras esta enseñanza moral continúa moldeando al pueblo santo de Dios.




8 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Σχόλια