top of page

La doctrina de Trento sobre lienzo: Bartolomé Esteban Murillo

Alejandro Terán Somohano. February 27, 2024

Traducción y Resumen: FrayDino@gmail.com


Con el desmoronamiento de la cristiandad que comenzó a finales de la Edad Media también vino la fractura teológica de los órdenes de la naturaleza y la gracia, la ruptura de los órdenes temporal y espiritual, el distanciamiento de la Iglesia en la tierra de la Iglesia en el cielo. Una vez que uno ha comenzado a concebir la naturaleza independientemente de la gracia, toda exaltación optimista de la naturaleza terminará invariablemente en decepción.

Mientras los humanistas del Renacimiento alababan la naturaleza y exaltaban las virtudes naturales de griegos y romanos, se estaba gestando otra visión de la naturaleza humana, una visión que encontraría su culminación en la doctrina de la depravación total de Lutero. Si la naturaleza es totalmente depravada y no hay esperanza de redimirla, ¿por qué preocuparse por ella? ¿Por qué no dejarlo atrás y centrarse únicamente en la gracia? 

Mientras que en los círculos católicos la relación entre naturaleza y gracia permaneció en tensión, en el protestantismo llegó al punto de ruptura total. La naturaleza y la gracia quedaron efectivamente separadas. La luz natural de la razón ya no se consideraba capaz de ser perfeccionada por la fe, por lo que había que elegir entre una u otra. 

Lutero eligió únicamente la fe. Los constantes retrasos y obstáculos políticos que obstruyeron el Concilio de Trento permitieron que la confusión permaneciera sin control durante demasiado tiempo. La doctrina protestante de la depravación total de la naturaleza humana seguiría difundiéndose con un nuevo desarrollo que habría escandalizado a Lutero.


Si la naturaleza y la gracia pueden separarse, ¿por qué debería ser la naturaleza la que se deja de lado? ¿Por qué no la gracia? Si la gracia no perfecciona la naturaleza, si efectivamente no hace nada, se vuelve irrelevante. Ésta era la opinión de Thomas Hobbes. El suyo era un protestantismo que había perdido la fe. 

Del mismo modo, si la razón y la fe ya no están intrínsecamente relacionadas, entonces uno puede optar fácilmente por la razón en lugar de la fe. Éste fue el nacimiento de todo el proyecto de la Ilustración.


El Concilio de Trento se propuso corregir estos errores. A la doctrina de la depravación total, opuso la visión ortodoxa de que la naturaleza está caída, sin posibilidad de redimirse, pero la gracia no sólo la justifica sino que la santifica. La gracia es eficaz, aquí y ahora, redimiendo, elevando y perfeccionando la naturaleza. Al ofrecer a la naturaleza humana la posibilidad de una santificación genuina, el concilio también volvió a unir la fe y la razón. Mientras que las autoridades eclesiales en el concilio ofrecieron a la Reforma y a su descendencia liberal-ilustrada una respuesta en forma de declaraciones doctrinales, decretos y cánones (en otras palabras, en una teología correcta), el pueblo de Dios ofreció una respuesta mucho más amplia. concreta y encarnada, una mujer de carne y hueso, una mujer que ejemplifica perfectamente el grado de perfección que la gracia puede efectuar sobre la naturaleza humana: la Santísima Virgen María. Nada demuestra que el protestantismo y el liberalismo están equivocados mejor que la Inmaculada Concepción.


El Concilio de Trento no proclamó ninguna doctrina sobre esta cuestión específica, afirmando únicamente que lo que se decretó sobre el pecado original no se aplicaba a la Santísima Virgen María.

A pesar de la negativa del concilio a ir más lejos en el asunto, la devoción a la Inmaculada Concepción se extendió entre el pueblo y fue especialmente ferviente en España, donde se multiplicaron los encargos de pinturas, grabados y esculturas de la Inmaculada. En 1617, el Papa Pablo V emitió un decreto que prohibía cualquier predicación contra la Inmaculada Concepción. El decreto fue recibido con gran alegría en España, y en Sevilla en particular, donde las celebraciones se prolongaron durante días


Ese mismo año, en esa misma ciudad, nació Bartolomé Esteban Murillo. Murillo se convertiría en el último de los maestros del Siglo de Oro de la pintura española. Su obra fue la culminación de más de un siglo de desarrollo artístico que vio a algunos de los pintores más importantes e influyentes del arte occidental: El Greco, Jusepe de Ribera, Francisco de Zurbarán, Diego Velázquez. 

Aunque Murillo no fue el más grande de ellos, ninguno de ellos rivaliza con él en expresar la visión de Trento en el lienzo. Se convertiría en el pintor más reconocido de la Inmaculada. El clima intelectual y las tendencias artísticas de cada época son inseparables. El arte siempre expresará el estado de ánimo intelectual de su época. La creciente tensión entre naturaleza y gracia que acompañó a la disolución de la civilización medieval también puede rastrearse artísticamente. 

El idealismo sobrenatural de Fra Angelico, como se ve, por ejemplo, en su Anunciación (1441-1450), daría paso al idealismo clásico del alto Renacimiento. No sólo el Cristo glorificado y sus santos en el cielo, sino también los demonios y los condenados en El Juicio Final de Miguel Ángel (1536-1541) tienen el físico perfecto de una estatua griega. El Barroco temprano vio un giro hacia el realismo naturalista. El tenebrismo naturalista de Caravaggio, con su marcado contraste entre luces y sombras, transmite un estado de ánimo mucho más sombrío que el colorido optimismo del Renacimiento. La escuela española perfeccionaría este tenebrismo, llevando al límite la tensión entre luz y oscuridad, reflejando la lucha espiritual e intelectual por comprender adecuadamente la relación entre naturaleza y gracia. Su naturalismo también fue más allá, no rehuyendo las espantosas escenas de martirio, lo feo y deforme, e incluso lo grotesco.


Murillo comenzaría su carrera al final de este período. Había pasado suficiente tiempo desde la clausura del concilio para que sus enseñanzas se afianzaran. Las primeras obras de Murillo todavía tienen un fuerte carácter tenebrista, pero su naturalismo se aleja de lo duro, lo feo o lo grotesco sin caer en una artificialidad idealizada. La belleza de sus figuras no entra en conflicto con su naturalidad sino que la eleva y perfecciona. Es precisamente su exaltada belleza lo que los hace parecer más naturales. En ninguna parte esto es más evidente que en sus representaciones de la Inmaculada Concepción. Muchos de los maestros españoles lucharon por retratar la Inmaculada Concepción, cayendo en lo demasiado empalagoso y piadoso, y por tanto artificial, o, en el extremo opuesto, en un hiperrealismo desconectado de lo sobrenatural. Algunos de los primeros esfuerzos de Zurbarán caen en la primera categoría, mientras que el gran Velázquez fue culpable de la segunda. 


Murillo, por su parte, consigue representar a la Santísima Virgen con un naturalismo sobrenatural, mostrando visualmente el efecto perfeccionador y elevador de la gracia sobre su naturaleza. La iconografía para la representación pictórica de la Inmaculada Concepción fue tomada de la visión de San Juan en el libro del Apocalipsis: “Apareció en el cielo una gran señal, una mujer vestida del sol, con la luna bajo sus pies y sobre su cabeza. una corona de doce estrellas” (Apocalipsis 12:1), a la que comúnmente se añadían símbolos de la letanía y de su pureza. 

Murillo simplificó radicalmente esta iconografía, manteniendo casi exclusivamente la imagen de la mujer vestida de sol, disipando el fondo oscuro favorecido por la tradición tenebrista por uno de un amarillo luminoso. 

La gracia no abandona la naturaleza a las tinieblas:

“La aurora nacerá sobre nosotros desde lo alto, para alumbrar a los que habitan en tinieblas y en sombra de muerte, y para guiar nuestros pies por camino de paz” (Lucas 1, 78- 79). Incluso los colores que prefiere expresan la relación adecuada entre naturaleza y gracia. El contraste entre el fondo cálido y el manto más fríos de la Santísima Virgen enfatiza que, aunque la Virgen está completamente envuelta en la luz del sol—Cristo, “la luz verdadera, que ilumina a todos” (Juan 1:9)— ella sigue siendo ella misma. 

La Santísima Virgen es más plena ella misma gracias a la luz de la gracia: “Yo he venido para que tengáis vida y la tengáis en plenitud” (Juan 10,10). Al mismo tiempo, Dios es glorificado al glorificar a su criatura, como bien vio San Ireneo. Esta comprensión armoniosa de la interacción entre la naturaleza y la gracia es exactamente lo opuesto a la de Lutero.  


Aunque Murillo es el pintor de la Inmaculada Concepción por excelencia, ese no fue el único tema con el que refutó la visión distorsionada de la naturaleza humana propiciada por Lutero y sus herederos. 

Si la naturaleza humana es totalmente corrupta y el hombre es social por naturaleza, entonces sus relaciones naturales también serán completamente corruptas. Lo que importa, entonces, es la relación entre cada individuo y Dios, siendo todas las comunidades a las que pertenece el individuo, en el mejor de los casos, un mal necesario. 

Una vez más, Hobbes llevaría esto a su conclusión lógica, eliminando cualquier referencia a una relación con Dios y fundamentando todas las relaciones humanas en las interacciones inherentemente egoístas entre los individuos.


La tradición católica siempre había entendido que la familia era la comunidad más natural, fundada en el matrimonio de un hombre y una mujer. Siempre había entendido el matrimonio como una institución natural elevada por la gracia a la categoría de sacramento. La más natural de las instituciones se convirtió, por gracia, en el lugar de santificación para la mayoría de los hombres y mujeres. 

Lutero negó todo esto, sentó las bases para las decisiones equivocadas de estos siglos posteriores. 

El Concilio de Trento insistió en la sacramentalidad del matrimonio, recordando a los fieles su poder para santificar a la pareja casada. 

Si la Inmaculada Concepción es el mejor ejemplo del poder santificador de la gracia sobre la persona, la familia de la Inmaculada Concepción—llamada la “Sagrada Familia” revela que este poder santificador de la gracia ocurre dentro de una comunidad de personas.​



Esto no fue ignorado por Murillo, quien nos regaló algunos de los retratos más conmovedores de la Sagrada Familia. En La Sagrada Familia con el pajarito nos sumergimos en una escena que podría haber sido extraída de la vida cotidiana de cualquier familia: una madre observando a su marido jugar alegremente con su hijo. 

La Contrarreforma supuso un importante cambio iconográfico en la representación de San José, que Murillo fue de los primeros en abrazar. 

San José se muestra en el vigor de su juventud, viril y no senil, como tradicionalmente se le había retratado. Ya no se esconde en un segundo plano, sino que está al frente y al centro, junto a su esposa y su hijo adoptivo. San José no fue concebido inmaculadamente sino que fue santificado por gracia. 

Todos los cristianos están llamados a la deificación por la gracia, lo que implica una auténtica transformación. Por gracia los hombres son deificados, pero son deificados en y por la Iglesia, y no sólo la Iglesia universal sino también la Iglesia doméstica. 

Este último punto queda más claro en Las Trinidades Celestiales y Terrenales, que es uno de los dos tratamientos que hace Murillo del tema de la Sagrada Familia como imagen de la Santísima Trinidad. Anticipándose a la teología del cuerpo de San Juan Pablo II, Murillo muestra que la comunión de personas que es el matrimonio fue creada para ser imagen de la comunión de personas que es la Trinidad. El niño Jesús une ambas trinidades, porque es en él donde se unen la naturaleza divina y la naturaleza humana. Él es la fuente de la divinización de la naturaleza humana, como dijo célebremente San Atanasio: “El Hijo de Dios se hizo hombre para que nosotros pudiéramos convertirnos en Dios”. 


La orientación santificadora del matrimonio no se limita a la familia, porque ésta no es una realidad cerrada en sí misma. Por el contrario, la familia está inherentemente abierta hacia la comunidad más amplia, hacia la polis. 

Como señaló San Juan Pablo II en una homilía muy citada: “Como va la familia, así va la nación y así va el mundo entero en el que vivimos”. 
Si la familia es el lugar ordinario de santificación, también lo son las comunidades que la tienen como fundamento. Santificando la familia, se santifica la comunidad política:
las santas familias son las que constituyen la ciudad de Dios. 

Nada demuestra que la política liberal esté equivocada como la Sagrada Familia. A pesar de los mejores esfuerzos del Concilio de Trento y de la Contrarreforma, la ruptura de la gracia y la naturaleza puesta en marcha por Lutero continuaría su camino descendente. 


El experimento de la Ilustración de elevar la naturaleza humana sin gracia, consagrado en el lema de la Revolución Francesa de Liberté, Egalité, Fraternité, condujo a la guillotina. 

En el siglo XIX, la teoría de Darwin degradó la naturaleza humana al negarle cualquier diferencia sustancial con las bestias. Sus aspiraciones sobrenaturales fueron explicadas como ilusiones, un mecanismo evolutivo que ya no era necesario. Ese camino condujo al derramamiento de sangre de dos guerras mundiales, campos de concentración y gulags. 

Paralelamente a este camino ancho que conduce a la destrucción, la Iglesia continuó caminando por el camino angosto. Menos de dos siglos después de la muerte de Murillo, en 1854, el Papa Pío IX declaró oficialmente el dogma de la Inmaculada Concepción. 

Frente a una de las Inmaculadas de Murillo, el deseo de nuestra naturaleza de alcanzar su propia elevación y perfección por la gracia se reaviva al ver su vocación y dignidad tan maravillosamente retratadas. Murillo, al unísono con toda la tradición católica, demostró que este anhelo no es en vano.



58 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page