top of page

Finitum capax infiniti

La Navidad debería sorprendernos. A Francisco le sorprendió.

No las fiestas, ni la comida, ni los regalos, ni las decoraciones, ni las visitas, sino lo que celebramos en Navidad: la Encarnación del Verbo de Dios; el Hijo de Dios tomando carne humana en Jesucristo: la unificación de lo humano con lo divino; la tierra con el cielo; el tiempo con la eternidad; lo finito con lo infinito, todo en una sola persona, la persona de Jesucristo.


En Jesucristo, lo finito y lo infinito quedaron unidos para siempre en un solo ser humano. En Jesucristo, finitum capax infiniti: lo finito se hizo capaz de lo infinito.

En la Encarnación, Dios hizo incomprensiblemente nuestra finitud humana capaz de recibir la infinitud divina. Dice Urs von Balthasar:

    Si los límites humanos llegaron a ser capaces de recibir la plenitud de Dios, fue por un don de Dios y no por la propia capacidad de la criatura para contenerla. Sólo Dios puede expandir lo finito hasta el infinito sin destruirlo. Y mayor aún que el milagro de que un corazón pueda ampliarse a las proporciones de Dios es la maravilla de que Dios haya podido reducirse a las proporciones del hombre; La unidad más grande que la mente humana puede concebir es la unidad de lo finito y lo infinito.


Finitum capax infiniti: Dios nos ha hecho seres finitos capaces de lo infinito, capaces de participar de la naturaleza divina (2 Ped. 1:4). En Jesucristo, Dios unió lo infinito a lo finito para hacer que lo finito fuera capaz de infinito. Jesús nos trae a Dios para que luego podamos ser llevados a Dios, tomados a participar de la vida divina, que es el deseo más profundo del corazón humano:

    El anhelo más profundo del hombre es ascender a Dios, llegar a ser como Dios, incluso llegar a ser igual a Dios. Mientras que la vida cotidiana lo encadena y constriñe, confinándolo al pequeño mundo de su vida cotidiana en esta tierra, en él se enciende una presión para romper las cadenas de esta esclavitud y abrirse paso hacia las misteriosas profundidades que se esconden detrás de este mundo, para un lugar donde puede ser libre, íntegro, sabio e inmortal, libre de las limitaciones de su estrecho ego, con dominio sobre el contexto total de los acontecimientos, superior al destino y a la muerte. (Hans Urs von Balthasar, “Los padres, los escolásticos y nosotros mismos”, Communio: International Catholic Review 24, no. 2 (1997): 353)


Jesucristo es quien arranca las cadenas de nuestra esclavitud. Jesucristo es quien hace posible que “atravesemos las profundidades misteriosas que se esconden detrás de este mundo”. Jesucristo es quien nos abre un camino hacia la vida misma de Dios. Y todo se nos ofrece como un regalo.


 Pero en lugar de aceptar este increíble regalo con inmensa gratitud y amor, ¿qué tendemos a hacer? Algunos de nosotros parecemos inclinados a rechazar la oferta de plano; otros de nosotros damos, en el mejor de los casos, sólo una aceptación parcial, buscando imponer límites y condiciones a nuestra aceptación:

Cuando se trata de la decisión más importante que tomaremos en esta vida, los seres humanos tendemos a ser ambivalentes: simultáneamente deseamos compartir la infinidad de Dios y al mismo tiempo le tememos. ¿Cómo sería una vida así? ¿Qué me pedirá Dios? ¿Seré destrozado cuando Dios extienda mi corazón y mi mente más allá de todo lo que haya conocido para que pueda compartir lo más plenamente posible su infinidad?

Debido a esos temores, algunos de nosotros decidimos mantener a Dios a distancia. Elegimos ignorar su invitación a compartir su vida y amor divinos. Elegimos evitar las exigencias y los riesgos del amor y, en cambio, nos retiramos a los confines aparentemente seguros, pero en última instancia estrechos e insatisfactorios, de nuestro propio ego.


La Navidad nos recuerda que Dios descendió a nosotros en Jesucristo para que podamos ser arrastrados a la vida divina para siempre. La Navidad nos recuerda el regalo que Dios nos hace de compartir su propia infinidad. La Navidad nos invita al inexpresable gozo “más allá” de la vida divina. Sólo nos queda decir sí al regalo y salir, con confianza, a los espacios infinitos del Amor divino. Con la ayuda de Dios, finitum capax infiniti.



14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page