top of page

Unplanned

PArece que ya no cabe debate sobre el aborto en nuestro país, porque se van aprobando leyes cada vez más impresionantes en su barbarie. ya hay territorios, como Nueva York, Delaware y otros estados que permiten la matanza de un niño en el útero en cualquier momento de su gestación de nueve meses (e incluso en la mesa de una clínica, en caso de que el niño sobreviva al aborto por algún milagro).

Si una madre decide llevar a término a su hijo y que éste nazca, ese niño es, de alguna manera, por esa elección, sujeto de la dignidad y digno de la plena protección de la ley; y si una madre decide lo contrario, incluso un recién nacido que lucha por respirar en una mesa de operaciones, puede ser asesinado y desechado como si fuera basura. Afuera la biología y la metafísica: nuestras decisiones subjetivas determinan la realidad, y el resultado es un infanticidio decidido por el estado.


Unplanned es la historia de la desgarradora transición de Abby Johnson de directora de una clínica de Planned Parenthood a opositora al aborto, ha demostrado ser una película sorprendentemente popular, a pesar de su tema bastante sombrío y a pesar de la considerable oposición institucional. Como muchos han señalado, la Sra. Johnson está desempeñando un papel análogo al que desempeñó Harriet Beecher Stowe en el siglo XIX. Aunque en ese momento había muchos argumentos a ambos lados del debate sobre la esclavitud, muchos defensores de la esclavitud se sometieron a una conversión al abolicionismo, no a causa de manifestaciones racionales, sino precisamente por la influencia de la vívida presentación de Stowe de la realidad concreta de la esclavitud en la Cabaña del tío Tom. Por lo tanto, hoy en día, los argumentos y lemas relacionados con ambos lados de la controversia del aborto son bien conocidos, y la mayoría de las personas parecen más o menos encerradas en sus respectivos campos. Pero Unplanned no argumenta, sino que muestra. El “aborto” se convierte, por consiguiente, no en un asunto abstracto, sino en un hecho real y sangriento.


La película comienza con el acontecimiento que resultó decisivo para la propia Abby Johnson. Como directora y administradora de una clínica de Planned Parenthood, sin duda estaba al tanto de lo que estaba sucediendo en las instalaciones, pero rara vez había estado involucrada en un aborto real. Una tarde, la llamaron a la sala de operaciones y le pidieron que sostuviera el dispositivo que permitía al médico ver la imagen de ultrasonido del niño en el útero. Mientras el médico realizaba su trabajo, Abby pudo ver claramente al niño descansando cómodamente y luego reaccionando violentamente al insertarse un dispositivo de succión en el útero. Para su horror, entonces vio un pequeño brazo chupado, sólo para reaparecer, momentos después, como una sopa ensangrentada en un catéter junto a ella. Mientras observaba, incapaz de apartar los ojos de la horrible visión, vio al bebé gravemente herido seguir evadiendo el aparato, hasta que una pierna desapareció, luego otro brazo, y finalmente la cabeza del bebé. Y de nuevo, los restos del niño vivo surgieron como una masa informe en el catéter. Con eso, salió corriendo de la habitación, vomitó en el baño y decidió disociarse para siempre de Planned Parenthood.


La película deja en claro que ella había escuchado argumentos en contra del aborto toda su vida, ya que sus padres y su esposo estaban ardiente y vocalmente a favor de la vida, pero ella tomó la decisión después de ver lo que significaba terminar con la vida de un niño por nacer. Su esperanza, obviamente, es que su película tenga un efecto similar en muchos otros.


Una de las escenas más memorables de Unplanned es una pequeña fiesta que tuvo lugar en la clínica fuera del horario de apertura. Resulta que Abby estaba embarazada, y sus colegas, todas mujeres, se reunieron para darle un baby shower. Salieron los globos, los regalos atentos, los abrazos alentadores, todo con la intención de mostrar su alegría por el nacimiento de un nuevo bebé. Pero entonces nos damos cuenta de que estas profesionales médicas, estas buenas amigas de Abby, han pasado todo el día matando a los bebés de otras mujeres. De hecho, la sangre de esos procedimientos está en sus zapatos y uniformes médicos. ¿Cómo es posible esta escena? La condición para su posibilidad es la ideología lunática de la “elección” mencionada anteriormente: si el bebé es deseado, hagamos una fiesta; si el bebé no es deseado, mátenlo y arrojen sus restos en un basurero. Los defensores del derecho a decidir deben saber que esta es la implicación de su filosofía, pero Unplanned les hace verla.


En 1850, muchas personas buenas y reflexivas defendían la institución de la esclavitud. Ahora, sólo los locos lo harían. En 2023, muchas personas formadas y reflexivas defienden la posición proelección. ¿Veremos el día en que solo un loco defienda el aborto?


Obispo Barron. 2020.

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page