top of page

7Dic. 20:00h: REnovación de votos matrimoniales.

Renovación de los votos matrimoniales: ¿cómo hacerlo?

Renovar los votos matrimoniales católicos es confirmar y reafirmar el juramento de amor eterno, respeto y fidelidad que ya se realizó durante el sacramento del matrimonio ante Dios. Muuto y de la pareja con Dios

El matrimonio recuerda a un viaje comprometido de toda la vida. Donde la perseverancia, el respeto, la generosidad, la paciencia y el amor, serán fundamentales para llegar a la meta. La gracia y la fortaleza que confiere el sacramento del matrimonio católico es clave en el insistir y persistir de la vida conyugal.


¿Qué son los votos matrimoniales?

“La esposa y el esposo no están solos; los acompaña Jesús”. Casarse y compartir la vida es una vocación que Dios da a sus hijos para cuidarlos a través del matrimonio y de la familia. Es un viaje para hacer de la mano, comprometido. Y en este viaje de toda la vida, la esposa y el esposo no están solos; los acompaña Jesús.” Papa Francisco, Catequesis 02/06/2021. Incluso en las circunstancias más adversas.


¿Cuáles son los votos matrimoniales católicos?

Son tres los votos a los que se comprometen los novios en la ceremonia para recibir el sacramento del matrimonio:

Fidelidad

“Es necesario restituir el honor social a la fidelidad del amor, sabedores de que la fidelidad del hombre a la promesa depende siempre de la gracia y de la misericordia de Dios, y de que el vínculo que se crea por el amor o la amistad es bello y nunca destruye la libertad. Al contrario, libertad y fidelidad se sostienen mutuamente tanto en las relaciones interpersonales como en las sociales.” Papa francisco, Catequesis 21/10/2015

Amor Perpetuo

La medida del amor es amar sin medida, decía San Agustín. ¿Cuánts veces hay que esperar?, hay que perdonar? Hay que escuchar? Hay que dar la vida por el otro aún sin que el otro se dé cuenta? …

Respeto

La mujer y el hombre maduros saben practicar, con sentido común, el respeto a la autonomía y personalidad del otro. Es más, cada uno vive la vida del otro como propia. En este sentido, la expresión “una sola carne”


Renovación de votos matrimoniales

La renovación de las promesas del matrimonio es cosa de cada día, pero, con ocasión de la fiesta de la Inmaculada, conocedores de nuestra necesidad de ayuda, y de la misión de María de protegernos, aprovechamos este día, cada año, para renovar nuestros compromisos, nuestro amor, y perdón.

A la hora de renovar las promesas conyugales, como cristianos sabemos que hemos sido elegidos para esta vocación y Dios nos ha puesto a la persona adecuada en la vida para cumplir esta vocación.


La importancia de renovar votos matrimoniales

Vivir en gracia es fundamental para que el matrimonio cristiano siga siendo fecundo en sentido amplio. Por ello, un propósito para el futuro de cualquier pareja debe ser el cuidar la vida de unión con Dios, la vida de la gracia.

No es casarse otra vez, porque eso no sería posible, sino que renovarán las promesas matrimoniales como señal del esfuerzo y agradecimiento, de la voluntad de volver al amor más sincero, a pesar de todas las heridas.

«El matrimonio no es solo un acto «social»; es una vocación que nace del corazón, es una decisión consciente para toda la vida que necesita una preparación específica. Dios tiene un sueño para nosotros: el amor. Hagamos nuestro el amor que es el sueño de Dios.» Papa Francisco


¿Cómo hacer la renovación de votos matrimoniales?

La celebración de la Santa Misa . Fórmulas de la bendición del Matrimonio) es la mejor manera de volver a pronunciar nuestros votos matrimoniales. Así lo haremos ante Dios y ante nuestros seres queridos. Porque, queremos renovar nuestra entrega como esposos y como padres; renovarnos en Jesucristo nuestro Señor, desde lo más profundo del corazón en nuestro amor y en nuestra misión.




0.- Tras la Homilía, nos ponemos en pie quienes desean renovar sus votos y ORAMOS en silencio.


1.- AGRADECER al Señor los dones que él nos ha regalado como matrimonio y como familia por medio de este sacramento.


2.- PERDONAR. (Flor) Todo aquello que no fue tal como habíamos imaginado, todo aquello que no entraba en nuestros planes. Y confiar en que Dios ha de construir su Reino con todo lo que hemos vivido.


3.- IMPLORAR al Espíritu Santo para que haga fecunda la riqueza del sacramento del matrimonio en el seno de nuestras familias y de nuestras comunidades.


4.- RENOVAR nuestro compromiso de vivir cada día nuestra santidad conyugal. (Sagrada Familia)


Si los esposos presentan los anillos de su matrimonio, el celebrante dice esta oración:

Acrecienta y santifica, Señor, el amor de tus servidores y Bendice, ✠ Señor, estos anillos que bendigo en tu Nombre, para que quienes los lleven cumplan siempre tu voluntad, se guarden íntegra fidelidad el uno al otro, y vivan en paz amándose siempre. Por Jesucristo, nuestro Señor. Por Jesucristo, nuestro Señor. R. Amén.


Si se bendicen anillos nuevos, el celebrante dice esta oración:

Bendice y santifica, Señor, el amor de tus servidores y, bendice estos anillos para sean signo de su fidelidad, y les recuerden, cada día, su amor recíproco y la gracia del sacramento. Por Jesucristo, nuestro Señor. R. Amén.


5.- REZAMOS (Rosario) Rezamos para que para que seamos transparentes del amor de Dios para nuestros hijos. Que como matrimonio encarnemos y prolonguemos ese profundo amor de Cristo por su Iglesia


Invoquemos la misericordia de Dios, Padre todopoderoso, que en su providente designio quiso que la historia de la salvación quedara significada en el amor, la fidelidad conyugal (y la fecundidad), y digámosle:


R. Renueva, Señor, la fidelidad de tus servidores.

Padre santo, que eres llamado fiel, y que pides y premias la observancia de tu alianza, — llena de tus bendiciones a estos servidores tuyos, que recuerdan el aniversario (vigésimo quinto, quincuagésimo, sexagésimo) de su matrimonio. R. Renueva, Señor, la fidelidad de tus servidores.


Tú que con el Hijo y el Espíritu Santo gozas eternamente de la plena unidad de vida y comunión de amor, — haz que estos servidores tuyos recuerden siempre la alianza de amor que contrajeron en el matrimonio y la guarden con toda fidelidad. R. Renueva, Señor, la fidelidad de tus servidores.


Tú que, en tu providencia, dispones de tal modo los acontecimientos de la vida humana que llevas a tus fieles a participar del misterio de Cristo, — haz que estos servidores tuyos, aceptando serenamente lo próspero y lo adverso, se esfuercen por unirse a Cristo y vivir sólo para él. R. Renueva, Señor, la fidelidad de tus servidores.


Tú que quisiste que el matrimonio fuera modelo de vida cristiana, — haz que todos los esposos sean testigos en el mundo del misterio de amor de tu Hijo. R. Renueva, Señor, la fidelidad de tus servidores.


A continuación el celebrante dice esta plegaria u otra adecuada:

Señor, Dios nuestro, en cuyos mandatos encuentra la familia su auténtico y seguro fundamento, atiende a las súplicas de tus servidores y concédeles que, siguiendo los ejemplos de la Sagrada Familia, lleguen a gozar de los premios de tu reino en el hogar del cielo. Por Jesucristo, nuestro Señor


6.- Bendición de los esposos: (Misal romano, nº 95-107; 108-115)

Después del Padrenuestro se omite el Líbranos, Señor, y el celebrante, vuelto hacia los esposos, con las manos extendidas, dice:

Te alabamos y te bendecimos, oh, Dios, creador de todas las cosas, que al principio creaste al hombre y a la mujer para que formaran una unidad de vida y de amor; también te damos gracias, porque te dignaste bendecir la unión familiar de tus servidores N. y N., para que fuera imagen de la unión de Cristo con su Iglesia; tú que los has mantenido unidos por el amor en sus penas y alegrías, míralos hoy con benevolencia; renueva constantemente su alianza nupcial, acrecienta su amor, fortalece su vínculo de paz, para que (junto con esta corona de hijos que los rodea) gocen siempre de tu bendición. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Todos responden: Amén


FINAL:


Oración por la familia

Jesús, María y José, en vosotros contemplamos el esplendor del verdadero amor, a vosotros, confiados, nos dirigimos. Santa Familia de Nazaret, haz también de nuestras familias lugar de comunión y cenáculo de oración, auténticas escuelas del Evangelio y pequeñas Iglesias domésticas. Santa Familia de Nazaret, que nunca más haya en las familias episodios de violencia, de cerrazón y división; que quien haya sido herido o escandalizado sea pronto consolado y curado. Santa Familia de Nazaret, que el próximo Sínodo de los Obispos haga tomar conciencia a todos del carácter sagrado e inviolable de la familia, de su belleza en el proyecto de Dios. Jesús, María y José, escuchad, acoged nuestra súplica. Amén


Inclinaos para recibir la bendición.

El celebrante, con las manos extendidas sobre los esposos, dice:

Dios, Padre todopoderoso, os conceda su gozo. R. Amén. El Hijo unigénito de Dios os asista en las alegrías y en las tristezas. R. Amén. El Espíritu Santo alimente vuestras vidas con su amor. R. Amén. Finalmente bendice a todos los presentes, añadiendo: Y a todos vosotros, que estáis aquí presentes, os bendiga Dios todopoderoso, Padre, Hijo ✠ y Espíritu Santo. R. Amén


--------------

La importancia de los votos matrimoniales católicos en la vida familiar

El Papa Francisco dice “…prefiero familias arrugadas, con heridas, con cicatrices pero que sigan andando, porque esas heridas, esas cicatrices, esas arrugas son fruto de la fidelidad de un amor que no siempre les fue fácil. El amor no es fácil; no es fácil, no, pero es lo más lindo que un hombre y una mujer se pueden dar entre sí, el verdadero amor, para toda la vida.” Encuentro con las familias en Mexico 2016

El secreto del amor es querer que el otro sea feliz. De esa forma, la relación matrimonial y la educación de los hijos se edifica sobre la sólida base de la entrega.

Y al final de los días, en la ancianidad, otra vez solos como cuando se comenzó en este viaje, apoyándose en Dios como el primer día. Porque se han cuidado estos detalles pequeños que han trenzado el tapiz de un matrimonio unido en la fe.



7 visualizaciones

Entradas recientes

Ver todo
bottom of page